Lo reconozco, nunca he sido un buen padre, y aquel día no pude resistir el calentón y acabé entrando en la habitación de mi hija para meterle la polla.

Si estás en un dispositivo móvil y no puedes ver el video pincha en éste enlace