Una vez más la rebelde de mi hija se niega a echarme una mano, y una vez más yo, su padre, la tendrá que castigar primero con unos azotes con las bragas bajadas y segundo metiéndole la polla en la boca.

Si estás en un dispositivo móvil y no puedes ver el video pincha en éste enlace